0 1082
Consejos para hablar de sexo con tu pareja

En varios momentos de cualquier relación de pareja uno de los dos necesitará hablar de sexo. Puede que haya alguna preocupación, alguna inquietud o un interés, pero la cuestión es que habrá que sacar el tema en serio. Pero no es fácil para todas las mujeres hablar de sexo con su pareja, pues muchas sienten inseguridad o, incluso, vergüenza y no se atreven a abordar el tema de manera clara y abierta.

Para que una relación de pareja funcione, ambas partes deben estar satisfechas con el sexo y hablar de ello siempre que sea necesario es una parte vital. No debe avergonzarte hablar de sexo, es algo natural y muy importante en una relación, pero entendemos que a veces puede ser difícil, según cómo sea la otra persona y las circunstancias. Por eso, vamos a detallar los pasos que puedes seguir para hablar de sexo con tu pareja y que la conversación sea fluida, abierta y con buen resultado:

1. Espera a un momento en el que estéis solos y relajados. Sacar el tema justo antes o después del sexo puede interpretarse como una crítica, y tampoco es conveniente empezar una conversación que no sabes cuánto durará si estáis fuera de casa o con prisa. Espera a un momento de relax para abordar el tema con calma, buen humor y sin distracciones.

2. Empieza el tema de manera general. En lugar de ir al grano, puedes sacar el tema con alguna excusa sencilla como una noticia que has leído, una anécdota que te ha contado una amiga o algo que aparecía en una historia de un libro. Luego puedes ir centrando el tema en vosotros de una manera sutil y optimista, como por ejemplo enumerando las cosas de vuestras relaciones que más te gustan.

3. Habla en primera persona, no de él. Mencionar cosas que hace él o deja de hacer con una connotación negativa puede ponerle a la defensiva y cerrarle en banda a tener un diálogo sincero y abierto. Por eso, cualquier crítica o sugerencia que hagas es conveniente que la plantees desde tu punto de vista, como: “a mí me gustaría…”, “me gusta mucho esto pero no me gusta tanto aquello”, “quisiera experimentar…”.

4. No uses expresiones burdas o que le puedan ofender. Por ejemplo, a no ser que los utilicéis a menudo, evita sinónimos de la palabra “sexo” que puedan presentarlo como algo sucio, feo o violento. Tampoco describas situaciones de vuestras relaciones íntimas como algo malo, hazlo de una manera amable y muy positiva.

El tipo de expresiones a evitar serían, por ejemplo: “parece que solo te importe tu propio disfrute”, “te olvidas de mí”, “siempre haces lo mismo”. A cambio, podrías decir: “me gustaría que ambos disfrutáramos al máximo”, “para mí es muy importante que conectemos” o “podríamos probar cosas nuevas”.

1 2308

Este es el eterno dilema a la hora de encontrar el punto perfecto para ser sexy: ¿es mejor insinuar o enseñar directamente? Es una lucha interna que cada mujer tiene cuando se prepara para una cita o un evento donde le interesa acudir muy sexy para llamar la atención de alguien. Y es que ya es de sobra conocido que no por más enseñar se resulta muy sexy, saber encontrar la justa medida es clave para no pasarse y acabar resultado vulgar.

Se dice que la mayor parte de la comunicación es no verbal, sino transmitida con el aspecto y los gestos y movimientos. Es por esto que el vestuario tiene tanta importancia a la hora de salir a la calle, pues vamos a emitir muchos mensajes solo con las prendas que elijamos. Se suele pensar que las chicas que van enseñando más “carne”, con minifaldas de vértigo y escotazos de escándalo, son más guerreras y atrevidas, mientras que limitarse insinuar va asociado a ser más recatada. Pero no tiene por qué ser así, hoy en día en nuestra sociedad cada uno elige qué ponerse de acuerdo a qué es lo que más le gusta o qué intención tiene en cada momento, y conocer las claves para conseguir resultar sexy es lo que andamos buscando ahora.

La decisión que hay que tomar es si se prefiere poner las cartas sobre la mesa o dejar trabajo a la imaginación del otro con insinuaciones. Si buscamos llegar hasta el final con un hombre, posiblemente interese enseñar pierna o escote, o ambas cosas, aunque siempre existe la opción de combinar muchas insinuaciones para conseguir un efecto muy sexy sin enseñar nada. Si queremos atraer a la otra persona poco a poco, posiblemente sea más efectivo ir insinuando día tras día, para ir dejando claros todos los encantos que tenemos sin poner directamente toda la carne en el asador.

Algunas opciones que resultan muy sexis sin enseñar demasiado son: llevar un hombro al aire, usar una prenda con la parte de la espalda al descubierto, ponerse prendas ceñidas, decantarse por tonos rojos y el negro (los colores más sexis), una falda corta (sin pasarse) con unos tacones altos, alguna transparencia sutil… Son pequeñas opciones que, combinadas, pueden llegar a conseguir un efecto mayor que otras prendas demasiado pequeñas que, en ocasiones, son más bien incómodas. Sin embargo, la elección final es, obviamente, de cada una, dependiendo de cuál sea su objetivo.

0 1026
Beneficios del sexo sobre la belleza

Aunque no nos hacen falta demasiadas excusas para disfrutar de la pasión con nuestra pareja, nunca está de más conocer los beneficios extra que una sesión de cama nos puede proporcionar. Es bien sabido que es un ejercicio físico excelente y, por supuesto, mejora nuestro humor gracias a las endorfinas liberadas y alimenta la buena relación y la intimidad con nuestra pareja. Te interesará saber que, además, el sexo es un excelente tratamiento de belleza que nos proporciona diferentes beneficios:

1. Previene las arrugas

Así pues, practicando sexo nos mantendremos jóvenes y con la piel atractiva y lisa por más tiempo. Esto es debido a las hormonas generadas (serotonina, oxitocina, etc.), que nos relajan y, por tanto, nos ayudan a prevenir el estrés. También promueven la regeneración de las células y, por tanto, previenen la aparición de arrugas.

2. Desintoxica

Al elevar la temperatura de nuestro cuerpo y sudar, tener relaciones sexuales nos lleva a eliminar toxinas de nuestro organismo y a limpiar los poros, consiguiendo así lucir una piel mucho más fresca y sana.

3. Fortalece uñas y pelo

Practicar sexo mejora la circulación de la sangre y, por tanto, lleva más oxígeno a las células de todo el cuerpo. Al mismo tiempo se equilibran las hormonas y este conjunto de beneficios consiguen que nuestro pelo y nuestras uñas estén más fuertes y crezcan más.

4. Previene el acné

Al equilibrarse las hormonas, desaparecer el estrés y desintoxicar la piel, desaparecen muchos de los factores que provocan acné. Así, cuando practicamos sexo estamos deshaciéndonos de los dichosos granitos que tanto nos molestan.

5. Adelgaza

Como ya sabemos bien, el sexo es un ejercicio completo y saludable. Cuanto más sofisticadas sean las posturas más calorías quemaremos. Así, se pueden llegar a quemar 175 calorías por hora. ¡Un motivo más para atreverse a innovar en la cama!

6. Previene las ojeras

Las hormonas liberadas tras el orgasmo consiguen dejarnos en un estado totalmente relajado que nos lleva a dormir profundamente y descansar como nunca. Así, nuestra belleza también se ve beneficiada por este descanso, pues conseguimos prevenir las temidas bolsas en los ojos.

En definitiva, una buena sesión íntima con nuestra pareja tiene grandes beneficios similares a un caro tratamiento de belleza completo. No lo pienses más y dedícale más tiempo a tu piel, seguro con el tiempo lo agradecerás. ¡Es hora de animarse a hacer más sesiones de belleza caseras y muy placenteras!

Desayunos energéticos

Tener una noche de pasión desenfrenada quema muchísimas calorías. Exactamente, según un estudio de la Universidad de Montreal, quema una media de 100 calorías para los hombres y 69 calorías para las mujeres, en un encuentro de unos 25 minutos. Cuanto más rato estés, más calorías se queman, así que a la mañana siguiente, es necesario recuperarse.

Para ello, te proponemos 3 desayunos que te llenarán de energía y harán que afrontes el día desde otra perspectiva.

1. Avena y fruta, una combinación perfecta.

Todo desayuno debe contener fruta, alimentos lácteos y cereales, para ser completo. Así que esta opción cumple con todos lo necesario para obtener una comida enérgica y saludable. En un bol pondremos un vaso de leche (mejor si es desnatada), con avena. Añadiremos fruta a trozos pequeños, las más recomendables son: piña, fresas, kiwi o arándanos. Este desayuno es muy fácil de hacer, muy rápido, y además lo podemos disfrutar comiéndonoslo relajadamente en la cama.

2. Sándwich integral

Es ideal para los momentos en los que debes recuperar fuerzas pero no tienes demasiado tiempo. Un sándwich puedes tomártelo en cualquier parte, es cómodo de llevar y fácil de preparar. Nosotros te aconsejamos que lo hagas con pan multicereales y lo rellenes con tomate natural, unas hojas de espinacas y unas lonchas de queso light. Aderézalo con un poco de aceite de oliva virgen, y a disfrutar.

3. Batido de fruta

Si eres de esas personas que por la mañana no tienen mucha hambre, te aconsejamos este desayuno. Cabe en un vaso pero aporta multitud de energía, vitaminas y fibra, ya que está hecho con frutas variadas. Sólo tienes que poner en una trituradora unas fresas, plátano, frambuesas y kiwi, añade leche desnatada y una cucharada de miel. Tritúralo todo durante unos minutos y sírvelo en un vaso. Pon por encima unas semillas de lino. El lino es un súper alimento que contiene grandes dosis de fibra y de ácidos grasos Omega 3, así que aunque sencillo, este desayuno cumple con todos los requisitos para ser completo.

Recuerda que el desayuno es la comida más importante del día, y que gracias a los alimentos que tomes a primera hora de la mañana, tendrás energía suficiente para afrontar la jornada. No olvides incluir alimentos saludables en tu dieta, pues harán que te recuperes antes y mejor de los esfuerzos físicos.

2 24097
Afinidad sexual

Vale, os lo pasáis bien en la cama, ninguno de los dos tiene quejas, disfrutáis… Genial, ¿no? Pero quizá te apetezca algo más e incluso él tenga ganas de que le enseñes, de una vez por todas, tus mejores trucos. Espera, ¿que ya se te ha acabado el repertorio? ¡Y todavía no has conseguido dejarle los ojos en blanco! Pues, chica, lee con atención y toma nota de lo que vamos a explicarte, porque vamos a contarte cómo volver loco a un hombre en la cama para que puedas dejarle con la boca abierta (y no de sorpresa, precisamente).

Cómo despertar a la bestia, liberar al dragón: ¡eso es lo que vamos a contarte! Si quieres darle a tu chico una noche de sexo que no olvide en mucho, mucho tiempo, lo primero que tienes que hacer es creértelo. ¡De verdad! Deja atrás las inseguridades y convéncete de que tú puedes darle el mejor sexo de su vida; no importa con cuántas haya estado antes, ¡tú serás su nueva diosa!

Para conseguirlo tienes que hacer precisamente todo eso que no has hecho hasta ahora. Así que adiós, vergüenza. ¡No estás invitada a la fiesta! ¿Sabes qué pone muy cachondos a los hombres? Que les digas guarradas: lo mucho que te gusta tenerle dentro, lo caliente que te pones solo de pensar en él, cómo te encanta el sabor de su pene mientras le estás dando sexo oral. Te aseguramos que este es un gran punto para volverle loco. Y ya te lo dijimos al principio: ¡nada de vergüenza!

Punto dos: las posturas. Lánzate a probar posturas más atrevidas como el perrito, o colócate encima pero dándole la espalda. Ver tu trasero mientras te está penetrando le hará alucinar de placer por el simple hecho de estar viéndote desde otra perspectiva. Y te aseguramos que le importará bien poco tu celulitis o si llevas una talla 40 o 44 de pantalón. ¡Él solo quiere verte y tocarte!

Por último, si quieres volverle loco, ¡disfruta! Gime, jadea, aráñale, grita. No es que tengas que convertirlo en una obra de teatro, pero dejarte llevar y demostrarle que tú también lo estás pasando en grande es perfecto para volver loco a un hombre en la cama. ¡Les pone a mil oírte, verte disfrutar y buscar tu propio placer!