0 490
4 placeres culpables buenos para tu salud

Todas tenemos pequeños vicios que nos hacen sentir culpables. Cosas que sabemos que no deberíamos hacer pero que nos gustan demasiado. Se trata de los placeres culpables, que en muchas ocasiones son costumbres que perjudican nuestra salud, pero que no necesariamente debe ser así. De hecho, existen placeres culpables que realmente son buenos para nuestra salud, aunque por culpa de falsos mitos o de la sociedad, no podamos evitar que nos hagan sentir culpables.

Si entre tus placeres culpables están alguno de los 4 que veremos a continuación, debes saber que no solo no tienen nada de malo, sino que son buenos para tu salud y debes seguir llevándolos a cabo:

1. El chocolate. Posiblemente sea el mayor de los placeres culpables, sobre todo para las mujeres. Nos encanta, no podemos hacer nada por evitarlo, pero sabemos que no es bueno para nuestra salud y que engorda barbaridades.

¿Es eso cierto? ¡Depende! Mientras el chocolate blanco es casi completamente grasa y azúcar, y el chocolate con leche tiene un gran porcentaje de estos dos ingredientes insanos, el chocolate negro no solo tiene muy poco de esto, sino que tiene mucho cacao, bueno para la salud. Así pues, cuanto más negro sea, mejor. ¡Y a comer chocolate sin sentirnos culpables!

2. El sexo. Afortunadamente hoy en día ya quedan pocas mujeres que se sientan culpables por disfrutar su sexualidad, pero aún así muchas todavía no se permiten a si mismas practicar tanto sexo como les gustaría, sobre todo el sexo esporádico.

¡Esto es un gran error! El sexo es maravilloso para la salud, siempre que se practique con total precaución (el preservativo es la mejor opción). No importa si es con alguien que conoces mucho o poco, mientras te sientas cómoda con esa persona y tomes precauciones, ¡a disfrutar del sexo sin culpabilidad alguna!

3. La siesta. En general, cuando tenemos poco tiempo y mucho trabajo, dormir tanto como nos gustaría nos hace sentir culpables. Sin embargo dormir es necesario para tener una buena salud y sentirnos bien. Nada puede ser más importante que dormir cada noche mínimo 7 horas y media.

¿Y la siesta? Es una manera perfecta de recuperar un poco de energía y seguir con tu día, sobre todo si no has podido dormir tanto como deberías la noche anterior. Regálate entre 20 y 40 minutos y toma esa siesta que tanto deseas, ¡sin culpabilidad!

4. Las vacaciones. Por algún motivo absurdo, muchas mujeres se sienten culpables a la hora de disfrutar de sus tan merecidas vacaciones. Tal vez porque hay mucho trabajo en la empresa o en casa, o simplemente porque la sociedad les ha metido en la cabeza ese sentimiento de culpa.

Sea como sea, las vacaciones son algo que se debe disfrutar al máximo y nunca hacernos sentir culpables. Siempre que encaje en tu presupuesto, ve de vacaciones tanto como puedas y disfrútalas al máximo. No es necesario ir muy lejos, ni tampoco esperar a tener más que un fin de semana, ¡lo importante es relajarse y disfrutar!

0 417
Plan detox para después de Navidad

Cada año nos hacemos el propósito de no pasarnos con la comida, los dulces y las copas en Navidad y, en la mayoría de los casos, cada año nos volvemos a pasar. Es realmente difícil no pecar más de lo debido en estas fechas, por infinidad de motivos: por no hacer un feo al familiar que ha cocinado, porque “por un día no pasa nada”, porque habíamos olvidado lo rico que sabe el turrón de almendra… Sea por lo que sea, pasa la Navidad y nos sentimos hinchadas, intoxicadas y nos llevamos un par de quilos de regalo.

Por eso es importante hacer un pequeño plan detox después de Navidad que nos permita compensar en cierta medida los abusos alimentarios que hemos llevado a cabo, nos ayude a sentirnos mejor y nos devuelva a nuestro peso. En Internet existen infinidad de dietas detox que van de 2 a 7 días, sin embargo lo que vamos a proponeros hoy son pequeños trucos, consejos y pautas que te ayudarán a volver a ser tu misma en pocos días, tú decides cuántos.

Plan detox post Navidad:

1. Toma agua tibia con zumo de limón en ayunas

Esta costumbre es muy sana en general, pero especialmente necesaria cuando queremos desintoxicar nuestro cuerpo. Prepara un gran vaso de agua tibia o caliente con el zumo de medio limón (o de un limón entero, como prefieras) y tómalo 15 minutos antes de desayunar. Notarás una gran diferencia.

2. Toma té verde a media mañana

El té verde es un gran aliado para la salud y para depurarte. Te aconsejamos tomar al menos uno a media mañana, aunque puedes tomar más si te gusta. En general, muchas infusiones serán tus aliadas en estas fechas, además son realmente agradables para entrar en calor: cola de caballo, manzanilla, té rojo… Pero es preferible ir alternando antes que abusar de un solo tipo.

3. Bebe mucha agua

Tu cuerpo necesita expulsar tóxicos y el agua va a ayudarle en gran medida. Por eso, asegúrate más que nunca de tomar al menos 2 litros de agua entre las comidas. Eso sí, las infusiones y los caldos no cuentan como agua, ¡deben ser 2 litros de agua mineral sola!

4. Abandona los alimentos más insanos por una temporada

Aunque de normal no tengas problemas con tu peso o tu salud y comas de todo, si en Navidad te has pasado de la raya te recomendamos que apartes ciertos ingredientes de tu cocina por una temporada. El azúcar, las harinas refinadas, carnes grasas y productos procesados en general serán tus enemigos. Decántate por comer pescado a la plancha, mucha fruta (piña especialmente) y verdura (hojas verdes), frutos secos y carnes blancas magras. Cualquier cosa que no venga envasada, mejor.

5. Los batidos verdes y los caldos ligeros son tus aliados

Si te gustan los batidos verdes y los caldos, vas a tener mucho ganado en tu batalla detox contra los excesos de la Navidad. Puedes desayunar un batido que lleve, por ejemplo: espinacas, aguacate y piña, o manzana, pepino y limón. Piensa en las frutas que más te gusten y añádeles verduras de hoja verde. Por otro lado, también es una buena idea cenar un caldo de verduras cocido a fuego lento seguido de, por ejemplo, un filete de pescado blanco acompañado de verduras a la plancha.

0 505
Mejor momento del día para practica deporte

Los expertos coinciden en que no existe un momento del día que tenga más beneficios para todas las personas a la hora de practicar deporte. Cada persona es un caso diferente debido a los diferentes ritmos biológicos, por lo que no se puede generalizar un momento del día óptimo para practicar deporte.

Sin embargo, sí podemos tener en cuenta los beneficios que tendrá practicar deporte en cada momento del día para decidir cuál nos beneficia más individualmente:

Los beneficios de practicar deporte por la mañana

Las personas que practican deporte por la mañana tienen más ventajas a la hora de establecer su rutina de deporte, siendo éstos los más constantes. Esto es lógico si tenemos en cuenta que es mucho más difícil que otra actividad nos impida practicar deporte por la mañana. Alejar el deporte de las comidas también tiene beneficios para la salud, según los expertos, y los que llevan a cabo esta rutina afirman tener mejor humor y más energía durante todo el día. Lo único que debemos recordar si queremos practicar deporte por la mañana es que será necesario calentar más de lo normal para evitar lesiones.

Los beneficios de practicar deporte por la tarde

Por la tarde el cuerpo humano está en su momento físico ideal para practicar deporte. En este momento del día tenemos la temperatura corporal ideal para evitar lesiones, además es un buen momento para descargar todo el estrés acumulado durante el día. Así, practicando deporte por la tarde se puede preparar el cuerpo para el descanso nocturno, dejando tiempo para que los niveles de adrenalina bajen y podamos descansar por la noche. Sin embargo a esta hora es muy fácil no conseguir establecer una rutina constante debido a la gran cantidad de tareas que aparecen constantemente.

Los beneficios de practicar deporte por la noche

Por la noche no está recomendado practicar deporte intenso, pues la adrenalina que se descarga durante el ejercicio puede impedir conciliar el sueño correctamente. Por tanto, el deporte nocturno sería recomendable en caso de que se haga cuando todavía queden algunas horas para dormir o si se lleva a cabo un ejercicio ligero. Un paseo o yoga suave serían actividades ideales si se desea practicar deporte por la noche.

0 512
Hormonas desequilibradas

Seguro que te suenan las palabras estrógenos y progesterona, y sabrás que algo tienen que ver con la sexualidad femenina. Estas dos hormonas son realmente importantes, pues son las que regulan nuestros ciclos menstruales, nuestra fertilidad y reproducción, el deseo sexual y hasta la forma de nuestro cuerpo. Muchas mujeres tienen estas hormonas desequilibradas, pudiendo tener demasiado tanto de una como de la otra, y sufren síntomas que no identifican como tales.

El primer paso para descubrir si tus hormonas están en orden es identificar los síntomas que podrían indicar lo contrario:

– Periodos menstruales irregulares y muy dolorosos.
– Síndrome de ovario poliquístico.
– Senos fibroquísticos.
– La endometriosis.
– La aterosclerosis.
– Sequedad vaginal.
– Hinchazón y retención de líquidos.
– Insomnio y sueño ligero.
– Acné persistente en edades adultas (en cualquier momento del ciclo menstrual).
– Fatiga crónica.
– Cambios de humor muy marcados.
– Libido muy baja.
– Aumento de peso y dificultad para adelgazar.
– Dolores de cabeza y/o de articulaciones.

Si has identificado muchos de estos síntomas en ti, muy posiblemente sufras un desequilibrio hormonal. Este desequilibro puede darse por muchos motivos: consumo de anticonceptivos hormonales, malnutrición, los fitoestrógenos que encontramos en algunos alimentos, el estrés, problemas en la tiroides o uso de plásticos en la alimentación y productos químicos.

Si te sientes realmente identificada con lo que estás leyendo, es momento de que acudas a tu médico para explicarle tu problema y que lleve a cabo un análisis para determinar en qué niveles están tus hormonas y si es el correcto. Por tu parte, estos síntomas son una señal de alerta para cambiar a un estilo de vida saludable que te ayudará a remitir muchos de estos síntomas.

– Haz ejercicio mínimo 2-3 veces por semana.
– Basa tu alimentación en productos saludables, a poder ser orgánicos.
– Reduce el consumo de lácteos de vaca (mejor cabra u oveja).
– Reduce el consumo de carne.
– Evita el consumo de soja, carbohidratos refinados, café, alcohol, tabaco, azúcar y edulcorantes (mejor usar stevia).
– Aumenta el consumo de frutas, verduras, semillas y pescado azul.
– Evita productos cosméticos, químicos y plásticos que contengan Ftalatos, Parabenos y BPA.
– No calientes ni almacenes tus alimentos en envases de plástico.
– Evita los alimentos que vienen en lata o en bandejas de plástico.
– No utilices recipientes para cocinar con teflón o antiadherente.

0 521
Consejos para la piel seca en invierno

Tener la piel seca no solo es antiestético, sino que es un síntoma de falta de hidratación que no debe ser ignorado. Desgraciadamente hay personas que tienen tendencia a tener la piel seca, sin embargo todos deberíamos mantener unos cuidados de hidratación mínimos si queremos asegurarnos la salud y la belleza del órgano más extenso de nuestro cuerpo

Por un lado tenemos la hidratación interior, tan importante para el buen funcionamiento de todos nuestros órganos. Beber al menos 1 litro y medio de agua al día, más infusiones, así como comer frutas y verduras frescas a diario es una garantía para un buen nivel de hidratación. Además, las vitaminas de los vegetales también colaboran a la hora de mantener una piel sana y bonita.

Por otro lado, existen algunos trucos interesantes que podemos llevar a cabo si tenemos tendencia a tener la piel seca y una crema hidratante no es suficiente (o preferimos una opción más natural):

Hidratar la piel con aceite de oliva o de almendras: al final el mayor poder hidratante lo tienen los aceites, por eso es un truco para combatir la piel seca utilizarlos en nuestros rituales de belleza. Puedes aplicarlo solo en las zonas más secas o añadirlo a tu crema hidratante para maximizar su poder de hidratación.

Protección solar también en invierno: está claro que las zonas expuestas al sol son mucho menores en épocas de frío, pero aún así es importante seguir utilizando una crema facial con protección frente a los efectos dañinos de los rayos solares.

Protección frente al frío: por otro lado, es habitual que las zonas expuestas al aire frío del invierno sufran mucho más y se reseque e incluso se cuartee la piel. Por eso, además de hidratarte siempre que tengas ocasión, es importante utilizar guantes, gorros y bufandas que protejan la piel de las inclemencias del tiempo.

Huye del tabaco, el café y el alcohol: los vicios están reñidos con una piel hidratada y sana. El consumo de estos productos te deshidrata desde dentro y los efectos se van viendo poco a poco en tu piel. Si no tenías suficientes motivos para abandonar el consumo habitual de estas sustancias adictivas, ahora tienes uno más.