Primera cita

Pongamos que has conocido a alguien que te gusta, que habéis comenzado a hablar, y que finalmente habéis fijado un día para conoceros y cenar juntos. Imagina que la cita va de maravilla, no paráis de hablar, hay muchísima química y la comida esta ríquísima. Tras largas horas de charla, dais por terminada la cena, llamáis al camarero, os saca la cuenta y…¿quién la debería pagar?

Este insignificante detalle, el hecho de pagar una consumición, puede dar al traste con tu maravilloso encuentro, y con todas las expectativas que tenías puestas en él. Es muy complicado establecer quién debe pagar, pues dado que en la sociedad, la igualdad de género está muy arraigada, hay que ser cuidadosos para no «meter la pata» en este delicado momento de la cita.

Normalmente, el hombre era el que «debería» pagar la cuenta de la cena, pero como ya he comentado, los roles han cambiado mucho de unos años a ahora. Eso no quiere decir que él no tenga que invitar nunca, sólo que hay que fijarse mucho en la otra persona para no acabar hiriéndola.

Si eres un hombre, y has quedado con una mujer para cenar, escucha lo que ella cuenta de sí misma. Si es una chica moderna, si es más bien feminista, o si es de mentalidad antigua. Normalmente te aconsejaríamos que para no quedar mal, fueras tú el que te adelantases a pagar.

Hazlo de forma caballerosa, como si para ti fuera de lo más normal del mundo, no te detengas mucho tiempo a mirar la cuenta, ni pongas caras raras si te parece caro. Si ella se ofrece a pagar, declina su invitación amablemente; si insiste, dile que: «ella pagará la próxima» y así, si te ha gustado, volveréis a quedar (y obviamente no pagará ella); si insiste un poco más, proponle pagar a medias; si finalmente se obceca, déjate invitar, tómatelo con humor, y agradéceselo humildemente, pero no te niegues, puede que a ella le siente mal.

Si eres mujer, termináis de cenar, sacan la cuenta y ves que el no se ofrece a pagar, pueden haber varias alternativas. Una sería que te diese igual: «tenías pensado invitarle tú» con lo cual, pagues la cuenta sin el menor miramiento. Otra sería que no te pareciese justo, pero lo entendieses: en ese caso, pon la mitad de la cuenta y sonríe, mientras esperas que él se de por aludido y ponga su parte. O por el contrario te parezca fatal, no quieras volver a verle, te parezca lo más ruin y horrible: entonces ponte la chaqueta y di que tienes que llamar urgentemente a tu abuela, sal tranquilamente del restaurante y……”si te he visto, no me acuerdo».

Llamar su atención

¿Alguna vez te ha pasado que buscas algo y no lo encuentras por ninguna parte, pero cuando ya no lo quieres lo ves en cada rincón? Pues con la pareja pasa más o menos lo mismo: si te obsesionas buscando novio no habrá manera de conseguirlo, pero a la que decidas que estás mucho mejor sola y que en realidad no tienes ganas de comprometerte con nadie empezarán a lloverte pretendientes. Bueno, quizá no tanto, ¡pero alguno aparecerá, seguro!

Así que, por si todavía no te has dado cuenta de por dónde van los tiros, la clave para conseguir novio consiste en no buscarlo. Y, para rematarlo, ¿verdad que cuando has estado en una relación has ligado mucho más que cuando estabas soltera? ¡Pues eso! Los hombres te ven más interesante porque supones un reto mayor al tener pareja, pero además estás más relajada y dejas de emitir esa especie de señal que parece gritar “hola, estoy desesperada y quiero ligar ya” que espanta a todos los hombres del universo.

Si quieres conseguir novio y no hay manera, empieza por poner en marcha estos “trucos” que consisten, básicamente, en actuar como si ya estuvieras saliendo con alguien. Puede parecer una tontería, ¡pero funciona! ¿Te preguntas por qué? Pues estos son los motivos:

  • Estás más relajada. Cuando no tenemos pareja tendemos a intentar agradar a la gente para ligar, pero al estar con alguien nos mostramos como somos realmente.
  • Te muestras más feliz. Las personas con pareja parecen más contentas en general, así que suelen emitir señales más positivas que las solteras.
  • Vives la vida de una forma diferente. Si no estás buscando pareja, cuando sales con tus amigos estarás pendiente de disfrutar con ellos y no de buscar un ligue. No hace falta decir más, ¿no?

Sabiendo esto, ahora toca ver cómo comportarte como si tuvieras pareja. La respuesta es fácil: ¡aprende a quererte a ti misma! No necesitas tener a alguien a tu lado para ser feliz ni para mostrarte tal como eres. Solo tienes que aprender a valorarte, a disfrutar de las cosas que haces y a no centrarte en encontrar a esa persona especial que te complemente. ¡Porque nunca encontrarás un mejor complemento que tú misma!

Para resumir: si quieres llamar su atención, deja de centrarte en buscarlo en todas partes. Relájate, coge aire y acepta que la vida es genial por sí misma, sin necesidad de tener a alguien al lado por obligación. ¡Y ya verás cómo cambia la cosa!

Enamorar hombres libra

¿Te has prendado de un hombre Libra y no sabes ni por dónde empezar a conquistarle? Si te has propuesto llegar hasta el fondo de su corazón, lo primero que tienes que tener claro es que los Libra son indecisos. Muy indecisos. Tanto que puede que un día te mande señales de que te corresponde y al siguiente, te parezca que no quiere saber absolutamente nada de ti. ¡Pero es que no se les da nada bien tomar decisiones! Y es que los Libra no saben elegir: lo quieren todo, ¡y lo quieren ya!

Así que olvídate de meterle prisa para que se decida rápido: si haces eso, le bloquearás y ya puedes ir despidiéndote de esa relación que todavía no había ni comenzado. Todo lo contrario: deja que te conozca poco a poco y hazle saber que eres una persona de confianza. Del mismo modo, halágale cuando tengas ocasión: los hombres Libra son elegantes tanto en la forma de comportarse como cuidando su aspecto físico, y les gusta que se lo digan de vez en cuando.

Además son románticos por naturaleza, así que si quieres enamorar a un hombre Libra procura ser detallista, ¡pero con sutileza! No son muy amigos de las grandes demostraciones de amor ni de las pomposidades. Valoran mucho el arte y la creatividad en general, así que un buen detalle puede ser invitarle al cine, a ver una exposición o cualquier cosa relacionada.

Y esto nos lleva al tercer punto importante que debes tener en cuenta para enamorar a un hombre Libra: para seducirle, lo que cuenta es la mente. Se sienten mil veces más atraídos por un intelecto inquieto que por una cara bonita, ¡así que dale una conversación interesante y lo tendrás en el bote antes de que te des cuenta!

Los hombres Libra suelen buscar el equilibrio en todo lo que haces, así que si te conviertes en ese punto medio que equilibre su balanza tendrás mucho camino ganado para conseguir enamorarle. Valora pros y contras, analiza las opciones y actúa en consecuencia: si ve que eres la estabilidad que él no encuentra y que puedes ayudarle a tomar las decisiones correctas, ¡ya lo tienes hecho!

0 26238
Como conseguir novio

En las listas de buenos propósitos para el nuevo año poco más o menos siempre encontramos las mismas cosas: apuntarse al gimnasio (e ir), dejar de fumar, aprender inglés de una vez, viajar más… Y, por supuesto, encontrar pareja. ¿Cuántas veces has dicho eso de “este año, ¡sí!”? Bueno, pues si el asunto te ha salido rana, ya sea porque no has encontrado a nadie que valiera la pena o la relación ha durado menos que tu suscripción al gym, veamos unos cuantos truquillos para poder tachar esa tarea pendiente de la lista, ¿vale?

#1 Quiérete

Aquí la autoestima es vital: ya sabes, por aquello de que si no te quieres tú, no te querrá nadie. Que no decimos que no te quieras, sino que te cuides un poquito más. Un poquito de maquillaje, un corte de pelo más femenino, vestir alguna prenda más sugerente o arreglarte algo más aunque sea para ir a trabajar… No es que necesites estar más guapa para conseguir novio, pero si te cuidas un poquito más te sentirás mejor contigo misma y los demás te percibirán de forma diferente.

#2 Conoce a chicos nuevos

Si es que no te interesa nadie de tu círculo de amigos, claro; si estás colada por tu mejor amigo, ¡sáltate este paso! En caso de que no encuentres pareja porque nadie de tu alrededor te convence, está claro que necesitas conocer a chicos nuevos. Apúntate a alguna actividad nueva: ir a clases de inglés o al gimnasio puede servirte para matar dos pájaros de un tiro, ¿no? Lo que está claro es que si no sales de tu círculo de siempre no podrás conocer a gente nueva.

#3 Decide qué quieres

¿Seguro que quieres encontrar pareja? Muchas veces nos obsesionamos queriendo lo que no tenemos y, cuando lo conseguimos, nos damos cuenta de que no nos interesaba tanto. Tener pareja significa renunciar a parte de tu libertad para asumir una serie de compromisos, tener que tomar decisiones conjuntas, llegar a acuerdos… Piensa en las ventajas y desventajas de la soltería y luego decide en consecuencia.

#4 Sé tú misma

Muchas chicas cambian su forma de ser cuando conocen a un chico que les gusta y quieren seducirle. Y esto, al final, no funciona: al fin y al cabo, si la relación cuaja al cabo de un tiempo se dará cuenta de que no eras lo que aparentabas. Es mucho mejor ser tú misma y enamorar a alguien por tu personalidad que ver cómo luego la relación se va al traste por haberle engañado, ¿no crees?

0 20987
Enamorar a un amigo

¿Te has quedado colgada de tu mejor amigo? ¿Acaba de echarse novia y, de repente, has visto claro que es la personan de tu vida y no quieres perderle? ¡Ah, amiga! Sea como sea, si quieres conseguir que ese amigo te vea como algo más que eso tienes por delante una dura misión. Pero tranquila, ¡tienes muchos puntos a tu favor! Solo necesitas saber sacarles partido.

Para empezar, piensa en todo el trabajo que ya tienes hecho: conoces sus gustos, sus aficiones, os lleváis bien y, sobre todo, es probable que sepas ya qué le gusta de una chica por anteriores parejas o comentarios, ¿verdad? ¡Bien! Pues coge toda esa información, absórbela y utilízala para tu propio beneficio.

La parte complicada es la de hacerte ver que tú quieres algo más que ser su amiga. Aquí tendrás que empezar con sutilezas para despertar la chispa: coquetea con disimulo, lanza algún piropo discreto y observa sus reacciones. Probablemente al principio no se dé ni cuenta, pero tú insiste: poquito a poco irás calando en su mente, ¡ya verás! Ve subiendo la intensidad de tus coqueteos pero sin pasarte, porque muchos chicos intentan tomar distancia si se ven presionados para no estropear la amistad.

Si ves que empieza a seguirte el juego, que sonríe e incluso él mismo empieza a tomarse ciertas confianzas contigo, ¡enhorabuena! Puede que todavía no tenga en mente que le gustas ni que tú puedes gustarle como pareja pero, inconscientemente, ha empezado a tomarte en cuenta como una chica con la que tener algo y no como uno más de sus amigos. ¡Vas por buen camino!

A continuación, toca mover ficha. ¿Soléis quedar siempre con más gente? Si es así, proponle un plan solo para los dos. ¡Pero no te pases, nada de ir a cenar ni cosas que suenen demasiado a cita! Algo light, como ir al cine o a tomar un café para charlar, será perfecto. Si habéis quedado a solas más veces, atrévete con una propuesta más directa como una cena.

Para enamorar a un amigo necesitas deshacerte del papel de amiga y eso solo lo conseguirás con un poco de paciencia. ¡Piensa que quizá él piense que está malinterpretando tus señales y no quiera ir más allá por no perder tu amistad! Así que si ves que te corresponde, su lenguaje corporal te indica que le gustas y todo va bien, da el paso y habla con él: insinúale tus sentimientos, déjale caer que estás a gusto con él… No te pases de directa, a no ser que su respuesta sea positiva. ¡Si es así, ya lo tienes hecho!