1 28859
Averiguar infidelidades

No sabes muy bien por qué, pero algo en tu interior ha hecho saltar todas las alarmas. No has visto nada, pero tienes la certeza de que tu esposo ha encontrado otro nido donde hacerse arrumacos y no te crees nada de lo que te dice.

Quién sabe, tal vez sea verdad eso de que las reuniones en la oficina se alargan hasta horas intempestivas, pero conociendo a tu esposo sabes que ya habría montado un cirio por no cobrar las horas extra. ¿Y qué es eso del nuevo móvil de empresa del que no se separa jamás? Todo te huele raro, raro… Bueno, pues si te preguntas cómo saber si tu esposo te engaña y realmente quieres encontrar pruebas del delito, ¡sigue leyendo!

Aquí es probable que mucha gente te pida que te conviertas en una James Bond de la infidelidad y montes toda una estrategia de espionaje para cazar a tu esposo con su nueva amiga. Bueno, puedes probar, si quieres: puedes colocar un nuevo auricular de teléfono fijo para espiar sus llamadas sin que te oiga, o grabar las llamadas entrantes. O incluso ir un paso más allá y colocar una cámara oculta en una estantería, o ponerle un dispositivo de rastreo en el coche… Opciones tienes muchas pero, desde luego, igual no vale la pena obsesionarte ni invadir la privacidad de tu pareja hasta el extremo, ¿verdad?

Otras formas más sencillas de intentar descubrir si tu esposo te engaña (y, desde luego, menos invasivas) es estar muy atenta a las señales: ¿sale de la habitación cuando le llaman al móvil y, cuando le preguntas quién llamaba, siempre es “nadie”? ¿Empieza a ir a sitios nuevos o a juntarse con otro grupo de amigos? O, lo que es peor, cuando estás con vuestros amigos en común ¿les notas nerviosos o con ganas de irse? ¡Pues alerta, porque probablemente sepan algo que tú no!

Y en la cama, ¿qué tal? ¿Notas que algo ha cambiado y que ya no te mira con la misma chispa? ¿Tienes la sensación de que huele a una colonia diferente? Si le preguntas si pasa algo entre vosotros, ¿se mosquea o se pone a la defensiva? Todas estas señales pueden ser claros signos de que o bien tu esposo te engaña, o bien de que tenéis algún problema en la relación del que tú todavía no eres consciente. Puntos clave: tranquilidad, diálogo y confianza. ¡No te dejes llevar por la ira!

0 26369
Mujeres Infieles

Para ser infiel no es necesario tener un motivo, sencillamente, te apetece mantener una aventura y a nadie le importa el porqué, ¡te gusta, te excita y con eso basta!

De todas formas, es bueno saber por qué a veces eres infiel si tienes una pareja que, aparentemente, satisface todo lo que has deseado. Esto mismo le sucedió a mi amiga Mar, su chico era un bombón, tenían buen sexo y de repente se vio coqueteando con otro y acostándose con él. Si esta experiencia te suena de algo, revisa tu vida para ver si estás en esta misma situación:

  • Te imaginas que anda con otra, notas que las cosas no están igual que antes y te corroen los celos. En estos casos, muchas veces piensas en esa máxima que aún no se sabe por fin quién lo dijo, “ojo por ojo y diente por diente”.
  • Te aburres a veces y entraste a una página de contactos por pura curiosidad, lo que pasó después es que te sentiste atrapada por el tío que tienes como pareja online, ¡vale, has caído en la trampa de las nuevas tecnologías y te ha gustado!
  • Por mucho tiempo has tenido fantasías sexuales de todo tipo, tu pareja no entra en esas cosas que deseas, es más bien convencional, además, con él no mola hacerlas, lo ideal es buscar una nueva pareja para llevar a la realidad aquello que te calienta con solo imaginarlo, ¡es hora de vivirlo en carne propia con un desconocido.
  • Tu pareja ha dejado de mimarte como hacía antes, te sientes carente de atención, de mimos, de caricias. En estos casos, eres infiel porque necesitas sentir que eres importante para alguien, aunque solo sean unas horas.
  • No hay nada como conquistar, vivir la experiencia nueva, alucina tener el corazón palpitando de nuevas emociones, es la ilusión de lo nuevo, lo mágico, lo misterioso.
  • El reto unido a lo prohibido, es una experiencia difícil de explicar, pero lo necesitas para sentirte bien con tu autoestima. Como mujer, sabes que la experiencia de la aventura deja un sabor a miel en los labios, te mantiene activa, sonriente, ilusionada, y el temor a ser descubierta ayuda a que la adrenalina suba constantemente.
  • Como vives en una gran ciudad, nadie sabe quién eres ni tu pareja tiene la posibilidad de saber qué haces en tus ratos libres,  por eso, te atreves a ser infiel pues no serás descubierta. Disfrutas de la posibilidad de la aventura en cada ligue sin ningún temor.
  • Acostarte con varios tíos ya no es problema por el riesgo de quedar embarazada, tienes anticonceptivos seguros y nada deja huella ni tu cuerpo se desgasta ser penetrada ni tocada por otros hombres, ¿por qué dejar de vivir momentos tan excitantes por pura moral  arcaica?
  • Tus amigas son infieles y son muy felices con sus dobles vidas, quieres también disfrutar la emoción de la infidelidad.

Cambiar de pareja estimula los deseos de tener sexo, pero no quieres perder a tu pareja habitual, ¿qué hacer entonces? De vez en vez ser infiel ayuda a que no termines la relación, es solo un nuevo soplo de vida erótica y sigues tu vida diaria como si nada hubiera alterado tu paz hogareña.

0 25089
Fantasías Sexuales

Si de algo podemos pecar las mujeres es de la ignorancia en conocer, firmemente, las fantasías sexuales  de los hombres. Nosotras “nos imaginamos” la que puede pensar  nuestra pareja, pero es solo eso, suposiciones. La realidad, posiblemente nunca la sepamos. Es obvio, él nunca la va a confesar y estaremos pendientes de alguna señal para saberlo. Este es otro problema que nos acecha, es increíble como ellos ocultan sus verdaderas intenciones.

Te daré ciertas pistas para que veas por donde suenan los tiros. Al hombre le excita mucho más lo morboso, lo imposible, lo difícil, lo que arrastre peligro máximo, de ahí que son tan dados a tener amantes porque la infidelidad les excita. Eso sí lo sabes, ¿me equivoco? Cuando esa amante se convierte en rutina, ya las dejan a un lado porque pasó la magia del misterio secreto.

Te daré otro dato para que aprendas a conocer las fantasías sexuales de tu pareja: si existe la posibilidad de que puedas enterarte de su infidelidad, o que pueda tener su rollo con una mujer cercana a ti, se les acelera el morbo porque está predispuesto a que se arme la gorda, ¡y qué gorda, sin dudas! Si la mujer deseada, soñada, fantaseada, conversa contigo, y está cerca de ustedes en algunos momentos…¡eureka!, ¡da en el blanco!, ¡esa es la mujer que más desea!

¿Aún no te has percatado de qué fantasía sexual impera en tu pareja? Las palabras claves son morbo, peligro, misterio, cercanía…¡acertaste, las mejores fantasías sexuales de los hombres son con las mujeres de su círculo cercano, en este caso, su vecina, tus amigas, tus compañeras de trabajo, tu médico, tu peluquera…Y hay más, hasta las novias o esposas de sus amigos entran en la lista.

Sí tengo que añadir algo importante y es que la mayoría de las veces solo se trata de eso, de fantasías, un sueño bien guardado en su cerebro que les estimula la masturbación, más aún que si fuera con la mismísima Bar Rafaeli. Te digo esto para que no empieces a odiar a todas las mujeres que te rodean.

Si esas chicas son amigas de verdad, ni por casualidad se atreverían a mirar a tu chico con otros ojos que no sean los de tu pareja, no habrá problemas porque no corres peligro de que te sea infiel, pero, ¿quién sabe qué oculta quién? ¿Y si tu vecina ya le clavó la vista con fines lujuriosos? ¿Y si cuando estás en otra ciudad, se ven casualmente en la cafetería y beben un café, amigablemente, hablando de ti? Todo puede suceder, ¿verdad?

Pero existe una manera de evitar que sus fantasías se conviertan en realidad: hacerlas tú primero. Todo consiste en buscar la manera para que tu vecino, sus amigos, el jefe o el entrenador de tu pareja, vean que eres sexy y muy atractiva. Que se lo digan a menudo, que te valoren y te miren con cara de entusiasmo, que no tengan para ti más que halagos. Amiga, es un consejo muy sabio. Si tu pareja aprecia cómo otros hombres te halagan, sin dudas solo tendrá ojos para ti.

Otra cosa es cuando te siente segura y estás derretida por él, se cansará en seguida y buscará el peligro en otra mujer. Y para disfrutar de una relación excitante, peligrosa, mágica, secreta, infiel, desbordante y única, estás tú, ¿no te parece?

0 20078
Infidelidades esporadicas

Tu pareja se imagina que algo anda mal entre vosotros cuando tu infidelidad te entusiasma demasiado. ¡Tantas veces pensaste que solo sería un rollete, que nada te haría renunciar a tu zona de confort y caíste en la trampa del ligue aventurero!

Este caso es tan común en las mujeres, que ya decimos cuando una pareja se separa, «¡ahí hay un rollo escondido!,» y al poco tiempo se destapa la verdad: la mujer quiso vivir una aventura y salió liada por el otro, ¿vale la pena actuar así?

Todas sabemos que por muy liberales que seamos, nos sentimos super dichosas cuando comenzamos una nueva relación, y si es una relación esporádica, de esas que se vive intensamente como si fuera la primera y la última vez, entonces no hay dudas, ¡ la pasión es inolvidable!,y  deja una huella muy profunda.

El que vivas una pasión quemante y dichosa no es un problema, el problema es pensar que podrás mantener ese mismo ritmo sexual por mucho tiempo. Si llegas a la infidelidad con un gran vacío de ilusión, es lógico que la novedad te destape todo el deseo y quieras repetir y repetir. No solo eso, ¡hasta llegas a pensar, “ahora sí encontré lo que siempre quise, con este chico me quedo hasta el final” .

La realidad, lamentablemente, es otra, solo que te ciegas por tanto deseo acumulado y no ves que solo es una aventura que debes disfrutar sin querer llegar a más.  Además,  el hombre que escogiste sabe lo que necesitas, ¡mucho cariño, sexo fuerte, y la sensación de haber encontrado al hombre ideal!

Ellos identifican muy bien a la mujer vacía de sensaciones profundas y atacan con todo su arsenal. Eso está bien, a ti te conviene, solo que eres una más en su enorme historial y en cuanto te involucras demasiado, ¡comienza el despegue!, para un hombre así, el ir a más no es conveniente, el aire que respiran es solamente el de las conquistas. Cuando las cosas se complican, cambian el viento hacia otra parte.

Mientras que andas hundida hasta el cuello en un ligue del que esperas todo, tu pareja formal advierte cómo pasas a distintas sensaciones en solo unos días: rebosante de alegría cuando fuiste con tu aventura a la cama, preocupada cuando pasan unos días y no te has podido comunicar con él, alterada y molesta cuando notas que se esconde de ti o descubres que no pasará la línea de tu meta.

¿Crees que los hombres no saben descubrir las señales de la infidelidad? Te equivocas, como nosotras, saben que su pareja anda con otras compañías, lo intuye, solo que no es capaz de reconocerlo abiertamente, ¡también se ciega bajo la confianza de que no serás capaz de engañarle! La mente le esconde lo que no quiere ver, como mismo tú aún no reconoces que tu pareja esporádica no se abre completamente a ti, solo en la cama es fuego vivo, cuando se levantan desaparece de tu vida.

Tienes que ser capaz de vivir lo que aparece en el momento sin complicarte demasiado. Si lo que le falta a tu compromiso o a tu matrimonio es chispa, búscala por todos los medios posibles, el vacío sexual es una carga demasiado pesada para llevarlo tanto tiempo a cuestas, pero no comprometas tu vida de pareja fuera del sexo.

 Nunca olvides que los primeros días siempre serán de color oro, poco a poco la relación pierde su brillo y va cambiando hasta que al pasar el tiempo caes en el mismo vacío anterior. Ninguna ilusión sexual es eterna para los hombres y ya nosotras vamos por sus mismos pasos. ¿Ser infiel? Sí, ¿por qué no? Pero con tacto, con inteligencia, déjate llevar por el buen momento y repite, siempre que puedas. Y si el chico se pierde, no pasa nada, aún  quedan miles de hombres esperando mujeres como tú, ¿qué tal si repites pero con otro cuerpo? Solo así verás el éxito de tus infidelidades.

0 30874
Sentimientos parelelos

Dicen que del amor al odio hay una pequeña barrera, este dicho también puede aplicarse en muchos casos a las relaciones de pareja. Veamos algunos ejemplos:

«Cuernos»: Nuestra pareja jamás nos ha dado muestras de infidelidad, sus demostraciones de cariño y amor son irrefutables, y esto nos produce una enorme tranquilidad. Pero un día descubrimos que nos está siendo infiel y lleva una doble vida. Ahí mismo comienza a nacer el odio.

Como este sentimiento está justificado por el engaño, comenzamos a imaginar todo lo que haríamos para hacerle daño, desde peleas, separación total, ponerle los cuernos de la misma manera, proclamar a voces su engaño, es decir, pasamos del amor a un odio con sentimientos destructivos.

Reencuentro con un ex que te hizo daño: Dejamos a nuestra pareja porque nos fue infiel y esta ruptura está marcada por el odio. Pero un día, después de varios años, nos encontramos con esta persona que nos hizo tanto daño y comenzamos a conversar sobre lo pasado, nos llenamos de rencor, explotamos todo lo acumulado en ese tiempo, y sin saber cómo ni por qué, terminamos en la cama. Y aquel odio pasa a un nuevo sentimiento de amor o deseo que queda truncado por la difícil ruptura. Aunque esto no impide que le sigamos guardando rencor, solo que podemos convivir con los dos sentimientos a la vez.

El amor es capaz de conciliar en sí mismo muchas pasiones y sensaciones (cariño, deseo, pasión, odio, rencor, celos), mientras que el olvido no deja huellas, si acaso, la desazón del tiempo perdido.