0 484

Muy posiblemente hayas intentado llevar a cabo propósitos de año nuevo tantas veces y hayan fracasado tantas otras que ya ni te lo plantees. En el mejor de los casos, los propósitos se van haciendo más escasos y fáciles de un año a otro, ante la imposibilidad de cumplir aquello que nos habíamos planteado el inicio de año anterior. El error más habitual es que nos proponemos grandes metas sin abastecernos con herramientas ni establecer pasos a seguir.

¿De qué sirve que te propongas perder 10kg antes del verano si no sabes cómo lo vas a hacer? ¿Cómo vas a comer más fruta y verdura si no tienes un planning semanal? La clave para conseguir nuestros objetivos es que sean propósitos saludables y sencillos, que tengamos claro cómo vamos a alcanzarlos y nos lo pongamos muy fácil a nosotras mismas. Veamos algunos de los propósitos de año nuevo más habituales y cómo hacerlos más fáciles de alcanzar:

Perder peso = Vivir con una alimentación saludable

Si quieres perder peso lo ideal es que empieces por incorporar hábitos saludables en tu día a día y por desterrar los insanos. De esta manera no será necesario que hagas una dieta concreta para alcanzar tu peso, lo conseguirás de forma natural gracias a tu nuevo estilo de vida. Eso sí, deben ser pequeños objetivos concretos y que tengas siempre a vista:

– Comer 7 piezas de fruta y verdura al día.
– Dejar de tomar azúcar refinado.
– Comer más veces a la semana pescado y menos hidratos refinados.
– Salir a caminar una hora 4 veces a la semana.
– Etc.

Estos son solo algunos ejemplos de hábitos concretos para adelgazar con salud, establece los tuyos propios y síguelos uno a uno para conseguir tu objetivo final. Si tu alimentación actualmente es muy insana, puedes empezar por ir incorporando un nuevo hábito saludable cada semana.

Alimentación saludable

Ponerme en forma = Ir alcanzando pequeñas metas

Si nunca has hecho deporte o no te gusta demasiado, ponerte un objetivo a largo plazo no es la mejor de las ideas. Los deportistas empedernidos saben bien que la mejor manera de conseguir una gran meta es estableciendo otras pequeñas por el camino, así el trabajo es mucho más gratificante y tiene mayor probabilidad de éxito. Vamos a ver, como ejemplo, cómo podría ser un planning de metas para alguien que desea correr una maratón antes de final de año:

1. Salir a correr 2 veces por semana.
2. Salir a correr 3 veces por semana.
3. Correr cada día un minuto más.
4. Mejorar mi marca personal cada mes.
5. Correr 10km antes de mayo.
6. Correr 20 km antes de septiembre.

Existen infinidad de blogs y aplicaciones para smartphone que te ayudarán a elegir metas realistas adaptadas a tu situación personal y a conseguir tu objetivo final en última instancia.

Ejercicio por metas

Encontrar a la pareja ideal = Tener mejores relaciones personales

Lamentablemente el amor no es algo que se decida sino algo que simplemente sucede cuando menos lo esperamos. Sin duda hay muchas maneras para favorecer conocer a alguien especial, sin embargo de nada nos servirá tener infinidad de citas si seguimos estableciendo patrones de conducta insanos que nos alejan de tener relaciones felices y satisfactorias.

Antes de encontrar a tu pareja ideal debes plantearte cómo quieres que sea tu relación y practicar hábitos emocionales y de comunicación que te acercarán mucho más a una relación sana y feliz. Veamos algunos ejemplos de pequeñas metas para este propósito:

– Alejarme de las personas tóxicas que no me hacen feliz.
– No tolerar faltas de respeto ni actitudes que me hagan daño.
– Conseguir ser más paciente y amable con los demás.
– Rodearme de las personas que realmente me quieren y me hacen feliz.
– No involucrarme en relaciones destinadas al fracaso (él fuma y tú lo detestas, no te gusta su forma de tratar a los demás, tiene fobia al compromiso y tu buscas algo serio, etc.).

Cumpliendo estos pequeños objetivos tendrás muchas más probabilidades de que en el momento que te enamores sea de alguien con quien realmente tienes futuro y podrás ser feliz.

Relaciones saludables

0 533
Ansiedad por la comida: descubre si la sufres

Una de las enfermedades que más preocupa hoy en día es la obesidad, así como el sobrepeso, pues parecen ser la pandemia de este siglo. La vida moderna nos lleva a comer mucho peor que lo hacían nuestros abuelos, a causa de las prisas, la falta de tiempo y la gran variedad de tentaciones que existen en el mercado. Además, el estrés y la ansiedad también destacan los últimos años en la sociedad occidental a causa del ritmo de vida y, curiosamente, una cosa puede llevar a la otra muy fácilmente.

La ansiedad no siempre es fácil de reconocer, pero uno síntoma muy habitual hoy en día es tener una relación malsana con la comida. No tener nuestras emociones en regla y sentir desasosiego puede llevarnos a tener conductas adictivas o compulsivas, en muchas ocasiones hacia la comida, por ser algo que tiene connotaciones positivas. La mayoría de la gente ve con malos ojos las adicciones más peligrosas como son a las drogas, el alcohol o el tabaco, pero pocos son los que se plantean que puedan ser adictos a la comida para paliar sus carencias emocionales.

La ansiedad por la comida puede demostrarse de diferentes maneras, tal vez como un atracón puntual cuando se ha tenido un mal día o como algo más habitual. Pero, en cualquier caso, comer con ansiedad siempre será un síntoma de que algo no está bien. Para descubrir si sufres ansiedad por la comida deberás analizar en detalle cada vez que comes y cómo te sientes mientras lo haces. Por ejemplo, piensa si dedicas tiempo a cocinar, preparar la mesa y sentarte a comer relajadamente hasta que estás saciada o, por el contrario, la hora de comer es una carrera contrarreloj por meter toda la comida que puedas dentro de tu cuerpo.

También es posible que notes diferencias entre las primeras comidas del día y las últimas. Es algo muy habitual empezar el día con buenos propósitos y comiendo bien y, tras una jornada de trabajo asfixiante y problemas, llegar a casa y resarcir todas tus frustraciones con comida insana en abundancia. Esta actitud podría darse por sufrir ansiedad por la comida: si no eres capaz de controlar lo que comes y son tus emociones negativas las que deciden por ti, algo está fallando.

Si tras analizarlo descubres que es posible que tengas ansiedad por la comida, será momento de plantearte solucionar tus problemas emocionales para mejorar tu relación con la comida y tu salud. Siempre es recomendable acudir a un especialista que te ayude a afrontar tus emociones y a encontrar una solución. Pero si deseas hacer algo más por tu cuenta, puedes empezar también a hacer deporte cada día para liberar estrés y alejarte de la ansiedad. Sal a caminar a buena velocidad, ve a nadar, coge la bicicleta o apúntate a un gimnasio, tras unos días descubrirás que te sientes mucho mejor al final del día. También puedes sustituir en tu despensa cualquier producto insano por otros sanos como frutas, verduras, frutos secos crudos y proteínas de calidad no procesadas. Estos alimentos calmarán mucho más rápidamente tu ansiedad por ser mucho más saciantes y ricos en nutrientes.

Primera cita: complementos para deslumbrar

Has quedado con un chico por primera vez y quieres deslumbrarle. Sabes que tu cuerpo no es perfecto y sabes qué prendas te favorecen más, pero te gustaría dejarle con la boca abierta y que no pudiera pensar más que en ti en toda la semana. Por supuesto, es muy importante la seguridad en ti misma que demuestres y que te prepares buenos temas de conversación, pero, a veces, un complemento bien elegido puede hacerte deslumbrar como nunca antes.

Una vez hayas elegido tu modelito de la suerte y el maquillaje ideal, tal vez te interese incluir alguno de estos complementos para deslumbrar de diferente manera según la hora del día a la que sea la cita. Sobretodo con pulseras de moda.

Sombrero

Si habéis quedado de día y hace sol o frío, tienes una excusa perfecta para llevar un sombrero. No tiene que ser nada aparatoso, simplemente uno pequeño y estiloso que demuestre que eres una mujer cosmopolita y moderna que tiene tanta seguridad en sí misma como para llevar un sombrero. Elige uno que te siente bien con la ropa y seguro que vas a deslumbrar.

Complementos para deslumbrar: sombrero

Guantes de piel o polipiel

En invierno siempre es una buena idea hacerse con un par de guantes oscuros de piel o polipiel, de esos cortos que te hacen parecen tan interesante. Combínalos con una manga un poco más corta que deje ver un trozo de brazo y conseguirás un efecto muy seductor. Todavía mejor: elige unos que combinen con el sombrero y tendrás un look invernal deslumbrante.

Complementos para deslumbrar: guantes de piel o polipiel
Collar de espalda

Si habéis quedado de noche y tienes una camiseta con escote en la espalda, este complemento es de lo más sexy que podrás llevar, son los collares de moda. Luce tus encantos de una manera original y pon toda la atención de tu chico en tu espalda con un toque brillante. Puedes aprovechar para ir varias veces al lavabo y hacer un paseito muy sensual que te deje embobado mirándote la espalda cada vez.

Complementos para deslumbrar: collar de espalda

Pendientes largos

Tanto si tienes el pelo corto como si lo llevas recogido, los pendientes finos y largos quedan espectaculares. Ten cuidado con que no sean demasiado aparatosos, pues los hombres no suelen valorar positivamente los complementos demasiado fashion. Pero si tienes o encuentras unos finos y elegantes, seguro que consigues deslumbrar. Además, puedes combinarlos perfectamente con el collar de espalda.

Complementos para deslumbrar: pendientes largos

Medias con liguero

Esto tiene doble propósito, pues, por un lado, tú te sentirás muy atractiva y segura sabiendo que llevas un complemento tan sexy y, por otro lado, cuando cruces las piernas y asomen las ligas o liguero, él perderá la cabeza. Busca el tipo que más te guste y prepárate para deslumbrar a tu ligue con el complemento más erótico que existe, además de discreto.

Complementos para deslumbrar: medias con liguero

0 696
El sexting y sus peligros

Para aquellas que todavía no lo conozcan, el sexting es una moda que lleva años en activo y que ya ha pasado factura a más de uno y una, incluidos personajes famosos. Consiste en enviar mensajes y vídeos con contenido sexual de uno mismo, como puede ser una foto desnuda, en lencería o de una parte del cuerpo.

Practicar el sexting tiene la parte positiva de que puede funcionar muy bien para reactivar la pasión en una pareja y darle un toque picante a cualquier relación de una manera rápida, sencilla y barata. Sin embargo, tiene también sus peligros y no son pocos. Y, si no, que se lo digan a personajes famosos como Scarlett Johansson, Jennifer Lawrence o Kate Upton, quienes fueron hackeadas por profesionales malintencionados. Fotos íntimas de estas famosas vieron la luz y se hicieron virales en muy poco tiempo, pues ese es uno de los peligros de la impresionante velocidad a la que circula la información hoy en día.

Peligros del sexting:

Las imágenes se pueden utilizar en tu contra: si practicas el sexting con tu pareja o un ligue, esa foto pasa a estar en poder de la otra persona para siempre. En un principio todos pensamos que no van a crearnos problemas, pero nunca puedes saber cómo evolucionará esa relación y si algún día esa persona decidirá destruirte la vida publicando tus fotos íntimas.

Las imágenes viajan muy rápido por Internet. Si alguien decide enviar una foto que ha conseguido de ti practicando el sexting, en pocos minutos miles de personas pueden estar viéndola y ese efecto viral será ya absolutamente imparable.

Tus documentos privados también pueden ser hackeados. No solo las personas que reciben tus fotos tienen la capacidad de difundirlas, sino también los hackers que poseen los conocimientos suficientes para extraerlas de tus archivos privados a través de Internet. Tal vez confíes en la persona a la que se lo envías, pero una tercera persona puede robártela a ti o  a tu pareja.

En cualquier caso, está claro que no todo es blanco o negro y que, a pesar de los peligros, el sexting es, como decíamos, un juego muy sexy para practicar con una persona de confianza. Una opción intermedia para hacerlo de una manera más segura puede ser enviar fotografías donde no aparezca nuestra cara, de manera que no haya manera de que cualquier persona pueda identificarnos.

0 816
¿Qué significa la postura en la que duermes con tu pareja?

Está claro que cada pareja es un mundo y que la posición en la que los dos miembros de una relación pasan la noche juntos, no siempre obedecerá a los mismos motivos. También hay que tener en cuenta que muchos factores externos influyen, como son el tamaño de la cama o la temperatura. Sin embargo, se han establecido unas posiciones en las que las parejas suelen dormir y que, de manera general, pueden dar información acerca de la relación entre ambos:

Dormir entrelazados

Es una postura típica en parejas que llevan poco tiempo, pues, aunque es bastante incómoda de mantener durante toda la noche, indica un gran deseo por ambas partes de estar lo más cerca posible de su pareja. Entrelazar las piernas tiene una una gran implicación sexual, indica deseo de intimidad total.

Dormir en la posición de cucharita

Esta posición implica un gran cariño y amor entre los miembros de la pareja, con el añadido del deseo de protección por parte del que abraza por detrás. Otra interpretación que se le da es la de deseo de aferrarse a la otra persona en tiempos de crisis.

Dormir con solo los pies entrelazados

Esta sería la postura que elegirían las parejas que alternan épocas de problemas con otras de gran pasión y proximidad. Los altibajos en la pareja pueden deberse a cualquier motivo, interno o externo, y afectar a uno o ambos miembros de la relación.

Dormir en espacios separados pero con contacto

Tanto si se colocan de frente, boca arriba o de espaldas, lo característico de esta postura es que los miembros de la pareja están separados, cada uno en su espacio, pero manteniendo el contacto en algún punto. Esta postura se da en parejas que respetan sus espacios individuales pero comparten otros espacios comunes que disfrutan juntos.

Dormir de cara o de espaldas sin tocarse

En ambos casos, son posturas que se darían en parejas que llevan tiempo y han alcanzado la armonía en su rutina común. Respetan sus espacios individuales y son felices en su relación. Sin embargo, el dormir de espaldas se diferenciaría en que sí existe la posibilidad de que haya problemas, como que uno de los dos miembros sienta que hay alguna disputa sin resolver, aunque esto no tiene que ser necesariamente así.

Espacios descompensados

Esto es cuando uno de los dos integrantes de la pareja ocupa mucho más espacio en la cama que el otro y el significado es el obvio: el que ocupa más espacio en la cama trata de imponerse de algún modo en la relación y se daría en un momento problemático para la pareja.